Asociación para el desarrollo de Montoro de Mezquita

Hallazgos arqueológicos

Necrópolis Cabezón Grau

El hallazgo de una serie de restos humanos en el Cabezón Grau propicio una intervención de la Dirección General de Cultura y Patrimonio del Gobierno de Aragón promovida por esta asociación. Aqui tenemos el resultado del estudio (pulsar aquí).


Pinturas Rupestres

Pinturas Levantinas en Montoro de Mezquita


Abrigo El Cantalar I

El hallazgo del conjunto rupestre de El Cantalar I se produjo en el verano de 2007, en el transcurso de unas prospecciones arqueológicas previas a la realización de una cantera. Posteriormente el Servicio de Prevención y Protección del Patrimonio Cultural del Gobierno de Aragón concedió un permiso de estudio integral del abrigo, de cuyas conclusiones se han extraído los datos de este artículo.

El abrigo de El Cantalar I se encuentra a 1173 m de altitud, en la vertiente izquierda del barranco de San Pedro, que desemboca en el Guadalope, en las inmediaciones de Montoro de Mezquita. Zona elevada desde donde se divisa la masía del Cantalar, que da nombre a los conjuntos, y desde donde también es visible la masía de La Latonera, En el farallón calizo donde se abre el abrigo decorado se advierten dos oquedades, separadas entre sí por una especie de saliente rocoso. En la localizada más al norte, la de mayores dimensiones, se encuentran las pinturas. El abrigo se define por su morfología ovalada y dimensiones medianas. En superficie se observan una serie de bloques de piedra de tamaño medio que pueden haber servido como un elemento de cerramiento y que vienen a delimitar una pequeña plataforma protegida. Tal vez, esta circunstancia haya propiciado que, al pie de las pinturas, se conserven depósitos que, sin resultar demasiado potentes, podrían contener restos arqueológicos dado el hallazgo en superficie de cuatro lascas de sílex. Como es habitual en estos casos, el abrigo ha sido frecuentemente usado por los pastores de la zona que buscaron refugio en el mismo, quedando como producto de esta actividad un intenso ahumado en las paredes.

Las pinturas se localizan en la zona más profunda del abrigo, la mayoría a media altura, aunque algunas de ellas parecen haberse dispuesto en función de concavidades naturales de la pared, tal vez con la pretensión de destacar los motivos o individualizarlos. Las pinturas se han visto afectadas por diversos procesos que han afectado tanto al soporte como a los pigmentos. En cuanto a las alteraciones sufridas por el soporte destaca la típica rotura y disgregación de la roca que se traduce en la pérdida efectiva de materia rocosa en esquirlas de diverso tamaño. Los contrastes térmicos sufridos por el abrigo por la elevada altitud en la que se encuentran unidos a la acción mecánica generada por el crecimiento de plantas en las grietas del mismo aparecen como los principales agentes causantes de la pérdida de materia rocosa.

En líneas generales, el conjunto resulta bastante homogéneo atendiendo a cuestiones estrictamente estilísticas, una particularidad a la que ha podido contribuir el relativamente escaso número de representaciones que se contabilizan. Tan sólo se han podido documentar diez motivos pictóricos, con un desigual estado de conservación que hace que tan sólo cinco representaciones resulten reconocibles. Destaca una escena de caza de un precioso ciervo naturalista por parte de un arquero levantino, así como dos grandes representaciones de bóvidos, uno de ellos repintado en dos fases diferentes, así como la figura mal conservada de un posible arquero de grandes proporciones. El resto se definen como manchas o elementos de morfología difusa cuya lectura resulta imposible. Se relacionan a continuación los motivos existentes:

Motivo 2: Arquero levantino. Imagen retocada resaltando el perfil.

Nos encontramos ante un conjunto rupestre de gran importancia que ayuda a llenar un espacio geográfico en el que no se conocían manifestaciones rupestres de ciclo levantino. Su localización, al sur del núcleo de la cuenca media del Guadalope e inserto en un territorio de serranía todavía poco prospectado, así como el estilo de las representaciones que contiene, hace que debamos considerarlo como parte integrante del área clásica de dispersión del arte levantino.

Por su parte, estas pinturas están legalmente protegidas desde el momento de su descubrimiento, pasando el abrigo a estar integrado en la Categoría más alta de protección establecida tanto en la legislación estatal como en la autonómica, como Bien de Interés Cultural, y quedando incluido dentro del Arte Rupestre del Arco Mediterráneo de la Península Ibérica, que la UNESCO incorporó en 1998 a la Lista del Patrimonio Mundial. Esta declaración implica la adquisición de mayores responsabilidades en su conservación y salvaguarda y una posibilidad de dirigir su uso y disfrute hacia el fomento de un desarrollo sostenible en las zonas en las que se encuentra. En este sentido, recordar que se localiza dentro de los límites del Parque Cultural del Maestrazgo y que, por tanto, resulta un elemento relevante en el mismo que debe ser protegido y difundido.

José Manuel Salesa Ariste
Asociación para el desarrollo de Montoro de Mezquita

Bibliografía y fotografías:
Revista SAGUNTUM (año 2009): Las Pinturas Levantinas del Abrigo de El Cantalar I
Autores: Manuel Bea y Rafael Domingo Martínez.

En el año 2013, el Parque Cultural del Maestrazgo con la colaboración de la Asociación para el desarrollo de Montoro de Mezquita, presentó un Proyecto con diversas actuaciones en este abrigo a la Convocatoria de ayudas para la acción y la promoción cultural del Ministerio de Cultura. En el enlace adjunto se puede descargar el documento resumen de dichas actuaciones: Memoria Cantalar 2014.pdf

Abrigo de El Cantalar II.

Friso rocoso localizado a unos 50 metros del anterior abrigo. Se ubica al pie del acantilado en la pared este de la muela de Peñarroya usado tradicionalmente como redil de ganado, en el que se han documentado varios paneles de grabados geométricos de estilo esquemático y posible cronología medieval. También se ha localizado recientemente en el año 2011 otro nuevo panel con representaciones de cazoletas grabadas, de tipología y factura anterior que podrían datarse en época protohistórica, a expensas de lo que un estudio específico de este conjunto pueda deparar.

Abrigo del Risco de Peñarroya.

Abrigo de gran tamaño localizado en el otoño de 2008 durante las labores previas a la construcción del cerramiento del Abrigo de El Cantalar I. Se sitúa en el acantilado norte de la Muela de Peñarroya. En dicho abrigo, utilizado actualmente como redil para el ganado lanar, se han localizado al menos dos paneles con pinturas rupestres de estilo esquemático en el que aparecen representados varios antropomorfos y otras figuras de tipología cruciforme. En dicho abrigo también se han localizado restos de materiales líticos y cerámicos de cronología prehistórica.


Finalmente, en Enero de 2013 se publicó la ORDEN por la que se completa la declaración originaria de Bien de Interés Cultural de los abrigos con manifestaciones rupestres localizados en el término municipal de Villarluego (Teruel) y de su entorno de protección, conforme a la Disposición Transitoria Primera de la Ley 3/1999, de 10 de marzo, del Patrimonio Cultural Aragonés.



Asociación para el desarrollo de Montoro de Mezquita - Web diseñada por Laudom


Icono de conformidad con el Nivel A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI    Valid XHTML 1.0 Transitional    ¡CSS Válido!